Un día con las Tropas de Montaña: memorial Tuca de Paderna

UN DÍA CON LAS TROPAS DE MONTAÑA

El pasado 15 de Marzo, y organizado por la Jefatura de Tropas de Montaña “ARAGÓN” I, de Jaca,se efectuaron los Actos del Memorial Tuca de Paderna 2.014; un Acto para rendir homenaje a los nueve Militares, que perdieron la vida en la cara norte del Pico de Paderna. Accidente que sucedió en la mañana del 11 de Marzo de 1.991, cuando realizaban los habituales ejercicios invernales de marcha y supervivencia en Alta Montaña.
Por tal motivo, el General Jefe de las Tropas de Montaña, Don Manuel José Rodríguez Gil, invito a la Asociación Española de Soldados de Montaña a participar en el Acto, más de 20 Veteranos, procedentes de diversas provincias acudimos ilusionados a su llamada.
Llenamos nuestras mochilas con los pertrechos para una caminata entre nieve y frio, presentándonos el día 14 por la tarde al Refugio Teniente Fernández, (1.605), que las Tropas de Montaña tienen en Cerler, a unos 6 kms, del famoso y difícil puerto de Ampriu –para los aficionados a la bicicleta-.
Nos recibió con su habitual bonhomía el General Manuel J. Rodríguez Gil; amablemente nos asignaro habitación y nos equiparon con la camiseta identificativa, raquetas de nieve, y leva.
A continuación nos personamos los veteranos al botiquín, la Tte. Coronel médico Dra. Ana Senovilla, nos comprobó la tensión arterial. A la hora señalada tuvimos reunión en el Salón de Actos, el General nos dio la  bienvenida y agradeció nuestra presencia, manifestando que no sólo se recordaba con éste Memorial el suceso de la Tuca, sino también los accidentes habidos en todo el Pirineo por las Fuerzas de Montaña, desde lo ocurrido en el Puerto de Larraun en 1.964 (Cía. EE.EE. nº 51), hasta el del Túnel de Viella en 1.993 (RCZM.

Chiclana 63), todos con resultado de muerte. Pasó seguidamente a informarnos de los itinerarios, normas y lo importante en alta montaña: el tiempo. Se esperaba una Isoterma de 0 o C, a 2.000 metros, lo cual presagiaba buen tiempo y vaya si se cumplió, riesgo de aludes: 2, consejos sobre las marcha: conocer nuestro límite de fuerzas; cuidado con la zona del barranco los que vayan al Forau/Agujero de d’Aigualluts, está un poco mal la nieve en la zona del barranco, y otras recomendaciones.
Seguidamente tomó la palabra el artífice logístico del Acto, el Comandante Don José Manuel Manau, que mediante positivas nos detalló los recorridos. Uno común para todos, saliendo de Plan de l´Ospital/Llanos del Hospital hasta llegar a la zona del responso, el Turonet/Loma de Plan d´Están, partiendo de aquí, hasta el refugio de La Besurta con extensión al Forau/Agujero de d’Aigualluts para los Veteranos; el siguiente hasta el Monolito, y el último para nuestros bizarras Tropas hasta el Pico de Paderna (2.622), con bajada esquiando, por los tubos superior e inferior. Explicaciones sobre el control de levas, y otros de seguridad en la marcha; posteriormente la Dra. Ana Senovilla, nos dio unas recomendaciones. Terminó el General la reunión, con una importante recomendación: hará mucho sol: ¡hidrataros!
Pasamos al refrigerio, tiempo para los saludos, abrazos y presentaciones, amigables charlas y confraternización entre amigos y desconocidos. Siguió la cena con las tropas y a dormir.
La habitación para 8 compañeros, literas metálicas, taquillas y taburetes. Presentaciones, algo de charla y luz cerrada; lo que se dice dormir, no mucho; a esas edades nos levantamos…para alguna incontinencia.

LOS VETERANOS

El sábado a las 05:30 h. diana, -nunca había dormido tan poco y levantado más fresco- aseo y abundante
desayuno. Nos colocamos las levas, entre la ropa.
La Compañía de EE.EE (Esquiadores-Escaladores) ya había efectuado el montaje de recorridos, lugar del control de participantes, los medios de evacuación y enlaces, control de material y levas.
07:00 h., nos trasladaron en autocar a Plan/Llanos del Hospital (1.720), situado a unos 17 kms del Refugio.
Pasamos el control, nos colocamos las raquetas, gorros y guantes; iniciamos la marcha; a los pocos metros control de funcionamiento de levas; seguimos unos con raquetas y otros con skis de fondo ellos por sus vías perfectamente marcadas.
Se percibía el frio de la mañana, el día era espléndido, el cielo sin nubes y como el camino era hacia el este, pudimos gozar del sol que empezaba asomarse en lontananza por encima de las nevadas crestas, y rodeados siempre, de unos paisajes de espectacular belleza.
La subida fue suave y constante, a las raquetas te habitúas pronto, oyes constantemente su crujiente pisada sobre la nieve; algunos repechos había, el cuerpo de un septuagenario a esa altura los acusa; en este punto quiero agradecer que tuve siempre a mi lado la Tte. Coronel Ana Senovilla, sus consejos me ayudaron.

Llegamos al Turonet/Loma de Plan d’Están, donde el Páter hizo un emotivo responso en recuerdo a los miembros de nuestras Tropas fallecidos en ésta montaña, y que participamos todos:

“Señor, Dios de las montañas,
Señor, Dios de las nieves y los cielos,

…………………………

No quisieron servir a otra bandera
No supieron morir de otra manera”

Seguidamente cada grupo inicio la marcha que había elegido. Quiero. El lugar del accidente, es precisamente donde ésta situado el Monolito a 2.400 m. Nosotros fuimos hacia La Besurta (1.900) y en el pequeño refugio al aire libre, repusimos las fuerzas y nos hidratamos adecuadamente. Otro pelotón marchó al Forau/Agujero de d’Aigualluts.
Continuamos por el camino “Colladeta dels Aranesos”, precioso y largo camino que transcurre a cierta altura en la que vas disfrutando la espectacular planicie totalmente nevada que forma el “Plan d’Están”, y ayudando a esta maravilla de la naturaleza el intenso azul del cielo. Llanura en la que hay diversos ibones que alimentan el rio Ésera, entre otros los del Salterillo, l’Escaleta y la Renclusa que recogen el deshielo del Aneto y La Maladeta en su cara norte. (El capítulo II, será dedicado a la geografía de la zona).
Por éste sendero además de gozar viendo todo el “Plan” o Llano, con los meandros que forma el rio, en muchos casos sin estar cubiertos por la nieve, se observa muy bien la Tuca de Paderna, situada frente a nosotros, pudimos ver como las Tropas de Montaña hacían la bajada de la Tuca, esquiando en zigzag por los llamados tubos superior e inferior de la zona “Les tres Chermanes/Hermanas de Paderna”. Atravesamos el Río Ésera, procurando encontrar puentes de nieve debidamente fuertes que no se hundieran con nuestro peso. Este recorrido fue totalmente llano y en descenso. Al rato, llegamos al control final, eran las 13:00 h. Sin darnos cuenta habíamos andado 5 horas en alta montaña. ¡Bien!, ¡Perfecto!, ¡Que maravillosas cumbres!
Devolvimos el material y rápidamente pasamos al Hotel Hospital de Benasque, donde cómodamente sentados cumplimos a la perfección, la recomendación dada por nuestro General: Hidratarse, y nos hidratamos muy bien, aunque también cumplí las recomendaciones de la Tte. Coronel Ana Senovilla.
Regresamos al Refugio, nos aseamos, pasamos al comedor, donde nos esperaba la comida de Hermandad. Unas pocas palabras del General Rodríguez Gil, por el éxito de la marcha y el número de asistentes, ¡éramos más de 200 personas!, entre las Tropas de Montaña; S. de Montaña de la Guardia Civil; Veteranos y la AESVM; que asistimos al Memorial Tuca de Paderna 2.014. Asistieron: 2 Generales de División, 6 Generales de Brigada, 24 Coroneles, etc…, siguió la oración del Páter. El menú: Revoltijo de setas; fideos a la cazuela ilustrados con gambas y almejas y un exquisito estofado de carne a la jardinera, plato por el cual transmitimos la felicitación al cocinero, terminando con un arroz con leche. El tiempo transcurrió en la agradable compañía de nuevos y viejos amigos pero tuve que despedirme, siempre igual: ¡qué pena!; me esperaban más de 300 kms.

Abrazos y gracias al General por su acogida y la buena organización, desde aquí mi abrazo a todas las Tropas. Que maravillosa jornada me habéis hecho pasar.
Amigos lectores, en los Estatutos de A.E.S.V.M, Título I, Art 2, se fijan los fines de la Asociación. Se manifiesta con claridad, el promover, estimular, transmitir y conservar, los lazos de amistad entre los que hemos estado encuadrados en Unidades de Montaña. En su Art. 3, estimular la asistencia a los actos de relevancia en las Unidades de Montaña, así como la divulgación de esos Actos a la sociedad.
Por ello, si alguno de vosotros siente la nostalgia de tiempos pasados, el amor al Ejército, a las Tropas de Montaña a las altas cumbres; y si al leer ésta crónica hubierais sentido el anhelo que he sentido yo para vivir las dos jornadas bajo el abrigo de las Tropas de Montaña, tenéis la solución para convertir vuestros deseos en
realidad. Proceder como yo, no importa la edad. Haceros socios de la Asociación Española de soldados Veteranos, tenemos secciones en diversas ciudades de España, seréis acogidos en un clima de afecto, paz y solidaridad y podréis participar en nuestras actividades nacionales o internacionales.

“Hay que hacer mucha montaña,
para llegar a conocerla muy poco”

Coronel José Luis Ferreira
Antonio Sieso de la A.E.S.V.M